que venga el día

«...Y sentao junto al jogón / a esperar que venga el día / al cimarrón se prendía / hasta ponerse rechoncho / mientras su china dormía / tapadita con su poncho»

27/3/12

BANDA ANCHA Popular y Latinoamericana




Además de independizarnos teleinformáticamente de los Estados Unidos, tendremos un ancho de banda domiciliario para todo venezolano o argentino conectado, por lo menos 40 veces mayor que el actual.



La más avanzada tecnología en comunicaciones se destinó para concretar la llegada de la Televisión Digital Abierta con 19 canales estatales y privados al 75% del territorio nacional, para que todos sus habitantes ya tengan acceso a la información, el conocimiento y a las culturas como derechos inalienables y fundamentales del desarrollo pleno de los ciudadanos. Lo confirmó la presidenta en Tecnópolis donde entregó el decodificador gratuito para la TV digital abierta a la familia número 1.080.000 .

Días atrás anunció desde la Casa Rosada el Plan Nacional Igualdad Cultural , que crea las condiciones que permitan la igualdad de oportunidades en la producción y el acceso a las culturas y bienes culturales del país de forma federal e inclusiva, mediante la conexión de banda ancha digital en diversos espacios de producción cultural. En ambos actos Cristina Fernández dialogaba en videoconferencias. En aquella oportunidad con Misiones, Jujuy y Santa Cruz ; y desde Tecnópolis, con Hugo Chávez en Venezuela.

En las dos ocasiones la presidenta estaba haciendo uso de la misma tecnología digital de comunicaciones que conectará a todos los argentinos entre sí y con Latinoamérica por banda ancha fullduplex ( ida y vuelta en tiempo real) de video, telefonía e Internet. No estaba anunciando lo que se va a hacer, sino lo que ya se está haciendo, con la tecnologia que ella misma estaba utilizando, y a la cual podrán acceder casi todos los pueblos argentinos antes de terminar su mandato.

Chávez mostró el mapa del nuevo anillo de fibra óptica submarina, que enlazará de norte a sur a Venezuela con la Argentina, cerrándose de este a oeste por el Atlántico y el Pacífico respectivamente. Ese anillo independizará a todos los países de Sudamérica en el tráfico de Internet y de telefonía. Todavía Latinoamérica depende del anillo submarino que se cierra en Miami .

  • Para ser más claros, cualquier correo webmail ( hotmail, yahoo, gmail, etcétera) entre dos vecinos de un mismo barrio, María y Juan, en cualquier cuidad o pueblo de Latinoamérica, sube hasta los Estados Unidos y después baja recorriendo las decenas de miles de kilómetros del anillo estadounidense, aunque María y Juan vivan uno al lado del otro. Además de independizarnos teleinformáticamente de los Estados Unidos, tendremos un ancho de banda domiciliario para todo venezolano o argentino conectado, por lo menos 40 veces mayor que el actual, de 64kbits/seg o 256kbits/seg hasta los diez megabits/seg. Ese es el ancho de banda que permitirá vernos y hablarnos en tiempo real entre latinoamericanos, algo actualmente vedado, no por costos ni por tecnologías, sino por decisión política del gobierno estadounidense, que controla la apertura de las grandes compuertas internacionales de las telecomunicaciones, el ancho de banda de sus backbones (columnas vertebrales).

Cristina Fernández dijo: “Es preciso conectar a todos los argentinos”, “es preciso que los argentinos se conozcan entre sí y se reconozcan en cada uno de sus hermanos, que no son mejores sino distintos y, al mismo tiempo, iguales”. Las videoconexiones digitales que usó la presidenta tienen la misma tecnología digital de la red federal estatal de banda ancha que está llegando por aire y por tierra, cada mes, a decenas de nuevos pueblos y que empieza por las miles de familias que no tenían ni televisión, ni teléfono y menos aún Internet .

Su base tecnológica estructural es el Plan Nacional de Telecomunicaciones Argentina Conectada, que en cinco años, tiene que terminar de llevar la banda ancha con fibra óptica y/o enlaces radioeléctricos digitales a las 9.399 localidades de todo el país. Y por supuesto sosteniendo la política de subsidios a todas las familias que no puedan pagarlo.

Hoy con la donación de los decodificadores y mañana con los módems. Vernos y escucharnos todos los argentinos en tiempo real es el horizonte nada utópico, desde Usuahia hasta La Quiaca. Quizás León Gieco y Gustavo Santaolalla hayan sido pioneros involuntarios de este revolucionario plan de integración cultural.

A medida que avance esta estructura de la red federal, estatal, popular y democrática, como una telaraña de decenas de miles de kilómetros de fibra óptica y cientos de estaciones terrestres satelitales y radioeléctricas, sus capacidades de canal superarán físicamente a las de las redes oligopólicas, y potenciarán la diversidad de fuentes de información, de conocimientos y de culturas.Los millones de frases, voces e imágenes , partiendo y llegando, desde y hacia los pueblos argentinos y latinoamericanos, irán quebrando poco a poco la penetración de los medios hegemónicos de las clases dominantes. Sus desesperadas pero peligrosas expresiones nazis y antisemitas tendrán una capilaridad insignificante .

Progresivamente la banda ancha nacional, popular y latinoamericana irá derribando la herramienta de dominación ideológica y cultural de los monopolios, sostén fundamental de su poder económico.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada