que venga el día

«...Y sentao junto al jogón / a esperar que venga el día / al cimarrón se prendía / hasta ponerse rechoncho / mientras su china dormía / tapadita con su poncho»

1/7/15

GRECIA EN APUROS






El Nobel en Economía Joseph Stiglitz opinó sobre la difícil situación que se está viviendo en Grecia y destacó como ejemplo el caso argentino después de la crisis de 2001.

En una entrevista al medio inglés BBC, el economista afirmó: "Las condiciones impuestas a Grecia son indignantes". Estas declaraciones se dan después de conocerse que el gobierno helénico no pagará al FMI y caerá indefectiblemente en default.

"Es concebible que el resto de Europa y Alemania despierten y se den cuenta de que sus exigencias a Grecia son absolutamente indignantes", dijo Stiglitz. Y amplió: "Para mí es obvio que la austeridad ha fracasado. El pueblo griego fue el primero en decir: 'Nos negamos a renunciar a nuestra democracia y aceptar esta tortura de Alemania'. Pero con suerte, otros países, como España y Portugal, dirán lo mismo".

Stiglitz, quien ya se manifestó en varias oportunidades sobre el ejemplo argentino, volvió a destacar el caso nacional post crisis 2001. Afirmó: "Me parece que hay una importante lección a partir del éxito de Argentina". Y agregó: "Después del default, Argentina empezó a crecer a una tasa del 8% anual, la segunda más alta en el mundo después de China".

"Estuve en Argentina y vi el éxito que tuvo, y lo que hizo para los estándares de vida. La experiencia argentina prueba que hay vida después de una restructuración de deuda, y después de dejar un sistema cambiario".

Sobre la moneda única en Europa, opina Stiglitz: "El euro fue solo parcialmente exitoso por ocho años. Fue un experimento corto, en mi opinión, fracasado, a menos que cambien dramáticamente lo que están haciendo".



REFERENDUM GRIEGO

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, volvió a exponer su punto de vista sobre la crisis que atraviesa su país en un mensaje a la nación difundido por la televisión nacional. El referéndum no es sobre si Grecia permanece o no en la zona euro, dijo, agregando que "nunca habría esperado que una Europa democrática negara tiempo y espacio a una decisión democrática".

"Esto no es una ruptura con el euro, sino un retorno a la Europa de los principios".

Según Tsipras, los acreedores internacionales chantajean a los griegos para que voten a favor del programa de rescate que elaboraron, y que impone nuevas reformas de austeridad.

Ante esta perspectiva, Tsipras volvió a pedir los griegos que voten en contra de este programa en el referéndum del 5 de julio, argumentando que el Gobierno que él encabeza defiende las pensiones de los ciudadanos. Según él, el 'NO' permitirá a Grecia adoptar una posición más fuerte para seguir presionando a los acreedores y alcanzar así un acuerdo más social, y no uno que grave más a los jubilados y a las familias con menos recursos.

El primer ministro dijo estar dispuesto a seguir hasta el final con las negociaciones con los acreedores, incluso después del referéndum.







DEFAULT O NO DEFAULT

Si Grecia no paga el vencimiento de 1.600 millones de euros que tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI), no entrará en default, sino en una "mora" que no tendrá efectos inmediatos para el resto de los compromisos de deuda del país mediterráneo.

Existe una diferencia entre no cumplir con el pago de bonos a inversores privados y no hacerlo con un organismo de crédito internacional como el Fondo que da préstamos en vez de comprar títulos de deuda.

Según los estatutos del Fondo, los países prestatarios, que a la vez son miembros del organismo, no entran en "default" cuando no cumplen con un pago, sino en "mora".

Además de la diferencia de vocabulario, esto significa que la cesación de pagos no produce efectos inmediatos sobre los demás compromisos del país con el resto de sus acreedores, según destacaron recientemente las tres principales agencias calificadoras de riesgo.

Prueba de ello es que el proceso interno que una mora desata dentro del FMI es gradual y muy moderado, en comparación a la retórica verbal que sus autoridades mantienen puertas afuera.

Dos semanas después de que un país no cumple con uno de los pagos, en este caso Grecia mañana, el encargado del FMI para ese Estado envía un documento al ministro de Finanzas o al presidente del Banco Central reclamando el pago "inmediato" y explicando la seriedad del asunto.

Si nada sucede, en dos semanas el director gerente del FMI, actualmente la francesa Christine Lagarde, notifica a la junta ejecutiva del organismo que el país no cumplió con un pago.

Recién a los tres meses del inicio de la mora, el FMI publica una "declaración factual breve" en la que anuncia públicamente que el país en cuestión no cumplió con un pago.

Finalmente, a los dos años de no haber cumplido con el vencimiento inicial, el FMI puede comenzar un proceso para expulsar al país en mora del organismo.

La situación financiera de Grecia, en cambio, podría deteriorarse rápidamente si no cancela los 3.500 millones de euros en bonos que están en manos del Banco Central Europeo (BCE) y que vencen el próximo 20 de julio.

En este caso, si no hay un acuerdo y el BCE acepta comprar nuevos títulos de deuda, Atenas sí entrará en default.






No hay comentarios:

Publicar un comentario