que venga el día

«...Y sentao junto al jogón / a esperar que venga el día / al cimarrón se prendía / hasta ponerse rechoncho / mientras su china dormía / tapadita con su poncho»

22/1/13

«QUE LA DERECHA NO NOS CLAUSURE EL DEBATE»












El diputado de Nuevo Encuentro Carlos Raimundi afirma que es necesaria una reforma constitucional que no solo discuta un tercer mandato presidencial sino que además incorpore “las transformaciones económicas, sociales y culturales” que produjo el kirchnerismo y propone que “no sea la derecha quien clausure ese debate”. Aunque no considera ideal que los procesos transformadores queden en manos de una sola persona, reconoce que “Cristina no es solamente la Presidenta sino quien conduce políticamente este proceso, y que tiene un rol determinante en la continuidad”. Descarta que una candidatura de Daniel Scioli “signifique esa continuidad”.

–Varios referentes kirchneristas insisten en una reforma constitucional. ¿Cuál es la posición de Nuevo Encuentro?

–No lo hemos discutido institucionalmente, pero considero que hay varios planos de análisis. La experiencia histórica demuestra que a procesos de grandes cambios de paradigmas en lo económico, social, cultural, le corresponden reformas institucionales importantes. Si se modifican conceptos importantes como el rol del Estado, se crean derechos, se incorporan nuevos sujetos democráticos, se reforma el Banco Central, el significado del derecho a la información, paritarias, independencia de los sectores financieros, todos estos avances no deberían quedar solamente en el rango de cuál es el signo político del gobierno de turno.

–¿Entonces para usted hay motivos como para proponer una reforma?

–No se puede plantear una re-reelección en abstracto sino como la expresión de una etapa histórica. Debemos ser valientes, como ha sido el kirchnerismo en tantos otros rubros, en plantear un debate conceptual. En Argentina y América latina hemos padecido gobiernos de las corporaciones, que sin decirlo, de manera solapada y oculta, han gobernado a través de grandes grupos de poder: militares, financieros o mediáticos. Esos grupos han tenido políticas desestabilizadoras y golpistas junto al Departamento de Estado que se han desplegado a lo largo del siglo XX y que han sido capaces de construir un sistema institucional y cultural para que la sociedad no se escandalice de los mandatos de perpetuidad de las corporaciones y solo se escandalice de los mandatos largos de la política.

–¿Todo esto se juega en esta elección legislativa?

–En la mesa del poder están la cúpula de la Iglesia Católica, el Departamento de Estado a través de la embajada, los grupos financieros. Los sectores humildes y populares la única representación que tienen es la de la política. Tenemos que desenmascarar esta idea de que todo puede permanecer y lo único que rota es la política, para demostrar que lo único que se busca con eso es debilitar la fuerza de los sectores populares.

–¿La Presidenta es la única que encarna la continuidad del modelo?

–Me parece bien que la Presidenta y sus ministros hablen de gestión y de soluciones a distintos problemas y no sean ellos quienes hablen de la re-reelección. Pero lo que no podemos permitir es que sea la derecha la que nos clausure este debate. Lo real en política es que es muy difícil reemplazar un liderazgo. Mientras estuvo presente físicamente Néstor Kirchner este problema no estuvo planteado y esto quedó en manos de Cristina, que no es solamente la Presidenta sino quien conduce este proceso, y en su continuidad tiene un rol determinante. Todo esto se resolverá en el proceso electoral de este año.

–¿Qué opina sobre las aspiraciones presidenciales de Scioli?

–Hay sectores que plantean no confrontar por adelantado esa posibilidad, porque Scioli es quien gobierna la provincia de Buenos Aires en nombre del Frente para la Victoria. Pero una cosa es un gobernador conducido por el proyecto nacional y otra es ejercer la conducción política del país. Una cosa es la calidez personal que pueda tener Scioli y otra el universo de sectores políticos que representa. Si pienso que (Luis) Barrionuevo, (Momo) Venegas, sectores económicos y que los medios hegemónicos que representan la oposición al kirchnerismo podrían alegrarse con una candidatura de Scioli, tengo dudas –en el mejor de los casos– o la certeza de que no representa la continuidad de este proceso.

–¿El futuro político de Nuevo Encuentro está en Unidos y Organizados?

–Claramente, porque ha ido desplazándose el eje del armado del Gobierno. Hace cuatro o cinco años había un rol mucho más relevante de las estructuras más tradicionales, sin que esto signifique poner al PJ en otro lado, sino que el peso que tienen las generaciones que responden desde el principio al liderazgo de Néstor y Cristina es más relevante hoy en los cargos institucionales, donde Unidos y Organizados ha adquirido una densidad mucho más fuerte. Nuevo Encuentro es parte del corazón de esa estructura.






1 comentario:

  1. Me parece interesante las opiniones de Raimundo. Caulquiera que va siguiendo a las alianzas y mienbros de este gobierno se puede dar cuenta más o menos de lo que puede llegar a pasar en materia politica. No hay mucho desbande de pensmiento.

    ResponderEliminar