que venga el día

«...Y sentao junto al jogón / a esperar que venga el día / al cimarrón se prendía / hasta ponerse rechoncho / mientras su china dormía / tapadita con su poncho»

31/3/10

La vuelta a lo político



Ex­ten­dien­do la vi­sión un tan­to más allá de lo con­flic­tos co­yun­tu­ra­les que se re­pi­ten se­ma­na tras se­ma­na, lo que emer­ge con ca­da vez más fuer­za es una po­li­ti­za­ción cre­cien­te de la so­cie­dad en su con­jun­to. Las di­ver­sas po­lí­ti­cas pú­bli­cas lle­va­das a ca­bo por el Go­bier­no na­cio­nal fue­ron eri­gién­do­se co­mo fuer­tes cli­va­jes so­cia­les ge­ne­ran­do re­per­cu­sio­nes en una mul­ti­pli­ci­dad de es­ce­na­rios, y crean­do con ello un cli­ma don­de pa­re­ce re­su­ci­tar la dis­cu­sión pú­bli­ca de los asun­tos co­mu­nes.

El aban­do­no del pe­río­do neo­li­be­ral su­pu­so y si­gue su­po­nien­do una mul­ti­pli­ci­dad de cam­bios en di­fe­ren­tes pla­nos. Uno de ellos pa­re­ce ser el re­tor­no de la po­lí­ti­ca co­mo una cues­tión emi­nen­te­men­te pú­bli­ca. Las aca­lo­ra­das dis­cu­sio­nes ge­ne­ra­das por la cé­le­bre re­so­lu­ción 125 o los in­ten­sos de­ba­tes que sus­ci­tó la Ley de Ser­vi­cios Au­dio­vi­sua­les; las re­per­cu­sio­nes en la so­cie­dad so­bre la es­ta­ti­za­ción de las AFJP o la uti­li­za­ción de las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral, per­mi­ten al me­nos sos­pe­char una suer­te de “des­co­si­fi­ca­ción” y apro­pia­ción de la po­lí­ti­ca y el go­bier­no, y el fin de aque­lla idea que los en­ce­rra­ba co­mo ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­li­za­das y mo­no­po­lio de unos cuan­tos.

Al mis­mo tiem­po, em­pie­za a di­luir­se otra de las tan­tas ideas fuer­tes de los ’90: una no­ción de la po­lí­ti­ca en­ten­di­da co­mo ne­ce­si­dad de con­sen­so. Aquel con­sen­sua­lis­mo tan pro­pio del pe­río­do neo­li­be­ral, pre­sen­te aún en dis­cur­sos co­mo el del ex pre­si­den­te Du­hal­de ins­tan­do por una unión na­cio­nal que in­clu­ya tam­bién a los de­fen­so­res de Vi­de­la, re­ve­la una fal­ta to­tal de com­pren­sión de aque­llo que es­tá en jue­go en la po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca. Por el con­tra­rio, la in­ten­si­dad con la que se vi­ve y se dis­cu­te ca­da me­di­da ofi­cial pa­re­ce ir re­cons­tru­yen­do po­co a po­co aque­lla di­men­sión an­ta­gó­ni­ca cons­ti­tu­ti­va y pro­pia de lo po­lí­ti­co.

Con­tra aque­lla idea erró­nea y pe­li­gro­sa vin­cu­la­da con el he­cho de que pa­ra ser de­mo­crá­ti­co hay que bus­car el con­sen­so, se en­fren­tan los de­ba­tes po­lí­ti­cos ac­tua­les ge­ne­ran­do la tan ne­ce­sa­ria ali­nea­ción por in­te­re­ses y re­for­zan­do las con­di­cio­nes de po­si­bi­li­dad de to­da de­mo­cra­cia: el en­fren­ta­mien­to y pues­ta en jue­go de dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas. En ese sen­ti­do, la de­mo­cra­cia no de­be en­ten­der­se co­mo un me­ro pro­ce­di­mien­to, si­no co­mo un ré­gi­men po­lí­ti­co que no pue­de ni de­be ser ag­nós­ti­co en lo re­la­ti­vo al bien co­mún, pues­to que se de­fi­ne y cons­ti­tu­ye por su afir­ma­ción de de­ter­mi­na­dos va­lo­res.

Mien­tras que los trá­gi­cos su­ce­sos del 2001 pu­sie­ron de ma­ni­fies­to la pro­fun­da cri­sis de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, ex­pre­sa­da en un sin­ce­ro has­tío de la so­cie­dad ha­cia la po­lí­ti­ca en ge­ne­ral, en nues­tros días co­mien­zan a apa­re­cer sig­nos de re­con­ci­lia­ción. Las re­cien­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes au­to­con­vo­ca­das en apo­yo al Go­bier­no na­cio­nal –sos­pe­cho­sa­men­te ig­no­ra­das por los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción– son la mues­tra más ca­bal de aque­llo: “ciu­da­da­nos” sin afi­lia­ción par­ti­da­ria que de­ci­den sin más con­cen­trar­se pa­ra ex­pre­sar una vo­lun­tad de acom­pa­ña­mien­to a un pro­ce­so que, con di­fe­ren­tes ma­ti­ces, sien­ten que los in­clu­ye.

Sin em­bar­go, es­te re­na­cer de lo po­lí­ti­co se en­fren­ta a una lu­cha co­ti­dia­na con­tra una opo­si­ción que se afa­na por obs­ta­cu­li­zar cual­quier me­di­da. Una opo­si­ción que no pro­po­ne, que no bus­ca dis­cu­tir, que no ar­gu­men­ta. Una opo­si­ción que ju­di­cia­li­za la po­lí­ti­ca y le sus­trae, así, lo pro­pio de ella, pues­to que la lle­va a un pla­no que no le es pro­pio y don­de se so­ca­van sus pro­pias re­glas de in­te­rac­ción. Una opo­si­ción que des­de una re­tó­ri­ca va­cía se au­to­pro­cla­ma guar­dia­na de la de­mo­cra­cia, pe­ro que en su ac­cio­nar se per­fi­la ca­da vez más gol­pis­ta.

El mo­no­cor­de ar­gu­men­to que uti­li­zan so­bre una su­pues­ta co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da, así co­mo los rei­te­ra­dos pro­nós­ti­cos de un apo­ca­lip­sis in­mi­nen­te, o las crí­ti­cas li­mi­ta­das so­bre el au­to­ri­ta­ris­mo pre­si­den­cial, se ins­ti­tu­yen co­mo prác­ti­cas cu­yo co­rre­la­to ig­no­ran la di­men­sión ver­da­de­ra­men­te po­lí­ti­ca, en el sen­ti­do de que evi­tan ba­jo to­dos los me­dios en­trar en la dis­cu­sión ne­ce­sa­ria que im­pli­ca crear o man­te­ner una or­ga­ni­za­ción so­cial acor­de con in­te­re­ses y va­lo­ra­cio­nes es­pe­cí­fi­cos.

Los pro­ce­sos his­tó­ri­cos sue­len ser len­tos y com­ple­jos. Ade­más de lo he­cho, el re­tor­no fi­nal de lo po­lí­ti­co ha­cia la di­men­sión am­plia de lo so­cial de­pen­de­rá, en­tre otras co­sas, de las ca­pa­ci­da­des pa­ra su­pe­rar los for­ma­tos clá­si­cos de re­pre­sen­ta­ción –que re­cor­tan al mí­ni­mo los po­de­res de la ma­yo­ría– y de la aper­tu­ra de nue­vas ins­tan­cias ge­nui­nas de par­ti­ci­pa­ción. Ta­rea en la cual to­dos con­ta­mos, des­de di­fe­ren­tes lu­ga­res, con esa in­te­re­san­te res­pon­sa­bi­li­dad.



1 comentario:

  1. participemos de la defensa de la ey de Medios,9 de abril, 19hs en el obelisco.

    ResponderEliminar